_ Juegos de hermanos

11 de julio de 2015

Fotografía: Édouard Boubat
Emigrantes

De niños, nos sentábamos debajo del framboyán
a ver imágenes de platos de comidas
en una revista extranjera: este para ti, este para mí…
Y siempre terminábamos igual, con los ojos llenos y la barriga vacía.
(De grandes emigramos)
…Hoy vamos por la vida,
con la barriga llena y los ojos vacíos.

Sentido Figurado

Cuando moría un viejo
enterrábamos un pájaro.
Cuando moría un niño
…una mariposa.

***

61 comentarios:

  1. bellísima imagen!! no alcanzan los ojos para tanta ilusión... y tanta inocencia...

    beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciass Mónica! Eres un sol.
      Acá no hay mucho para decir, son recuerdos que aparecen, en sí enterrábamos hormigas, pobrecitas...¡Qué mal le habrían hecho a la humanidad!
      Besos

      Eliminar
  2. Esta publicación tan seguida es para dejar atrás la entrada rellena-blog. Alguien me dice si la letra de los textos es muy pequeña? En “Vista Previa” la veo mejor, y al publicar más chica. No sé qué le pasa a Blogger conmigo...¿Yo qué le hice, a ver?... Gracias!!

    ResponderEliminar
  3. se ve perfecta la letra. lindos textos (si, no entiendo nada de poesía, pero ésta si la entiendo), muy melancólicos y bellos... con algo oriental y mínimo que me gusta...
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa!
      Gracias! En verdad, veo que me cambia el tamaño, debo ser yo que no veo un burro a tres pasos. También “temblequea” la columna del costado, y juro que no he tomado vino.
      En Cuba, una revista de “afuera” pasa de mano en mano, la miras cien veces, y los ojos se te van para los platos de comida (propio de un lugar donde ésta escasea) y yo me peleaba con mi hermano, que es un santo, para quedarme con los que se veían más ricos; qué inocencia.
      ¿Que no sabes nada de poesía? Nah, si tú eres la mujer orquesta, sabes de todo un poco.
      Te dejé una adivinanza sesuda, luego paso ajajá.
      Besos

      Eliminar
  4. que tenía de malo la entrada anterior??? al contrario, las entradas personales son mas atractivas.... por lo menso para mí che....

    linda foto en ésta....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JLO
      No sé, era girar a través de un tema donde no llegas a una conclusión; yo nunca encuentro las respuestas, o mejor decir : Tengo las respuestas, pero no sé escoger la correcta, todas me parecen apropiadas pero dependen de mi estado de ánimo.
      Por otro lado me pareció largo y tedioso, diríamos que “trillado“.
      Qué se yo, soy media pirucha con las cosas que escribo, desde un principio vi el texto como un rellena-blog, y me quedé con esa idea jaja.
      Me encanta esa imagen de los chicos, y casi todas las de ese fotógrafo, era muy bueno.
      Un beso

      Eliminar
  5. Wonderful scene.
    Love this photo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi Rick. Under the title the link is with other works of this photographer. Thank you for your words.
      ;)

      Eliminar
  6. nosotros nos sentábamos debajo de un framboyán y abríamos un botón y cada pistilo era un gallo y hacíamos peleas a ver quien no perdía la cabeza... luego llegaba a la casa con los ojos llenos de colores... y el estomago? eso ya tu lo sabes

    besos paisana

    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era hermoso el framboyán y las peleas de gallos. La expectativa de enganchar los pistilos sin perder. Creo que todo era más sano (como dirían los viejos), ahora andan todos con la cabeza metida en los celulares, o con los jueguitos de la compu, nosotros nos ensuciábamos las rodillas y comíamos guayabas sin lavar jaja.
      Ay Dios, yo comía pomarrosas comidas por quién sabe qué bichos, creo que por murciélagos, menos mal que no me morí. (Me río, pero es cierto)
      Lo bueno de pasar hambre, hay que buscarle un pretexto a los recuerdos, era que cuando te daban algo lo encontrabas riquísimo! Hasta las pizzas que parecían suelas de zapatos, pero eso era un lujo, cuando te llevaban al pueblo. A mí me encantaba enfermarme porque iba al pueblo y compraban un “durofrío”
      Ya, ya, que me está dando tristeza, qué miseria. ¿Viste? Salió Fidel hablando, no se muere nunca, es más duro que la mancha de plátano.
      Un beso Carlos, que las cosas estén mejor.
      Me gusta recordar contigo, sabes siempre de qué hablo.

      Eliminar
    2. Me enviaste a esa epoca DE LOS AÑOS DUROS... esas pizzas eran fabulosas... tenía un amigo que entraba a la pizeria y se levantaba todos los bordes que dejaban en los platos jajjajaj

      que tiempos...donde aprendimos a valorar lo que se tenia..juguetes de palos, carritos imaginarios, miserias por doquier...

      para nosotros, recordar es volver a sufrir...

      besos
      carlos

      Eliminar
  7. Hola: es una foto muy expresiva... la inocencia de esos primeros años. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. En este momento tengo un blog dedicado a los jóvenes y nuevas tecnologías que te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ . Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta.
      Bienvenida.
      Me alegra que te haya gustado la foto. Gracias por tus palabras.
      Saludos

      Eliminar
  8. me mataste con los dos
    besitos Vivian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Licha, no. No te mueras. Mira que “buenas quedamos pocas”
      Mejor no matarte porque si me llevan presa seguro no tendré wifi, ni galleticas Oreos.
      Hablando seriamente, gracias por tus palabras.
      Tengo tantos recuerdos que tendré que vaciar el disco duro.
      Besitos

      Eliminar
  9. Me encanta la imagen, es preciosa, y la letra está bien, ni grande ni pequeña, se puede leer bien.

    De niños qué inocentes y cuánto volábamos entre ilusiones, cómo pasa el tiempo, cómo pasan los años, como pasa la vida...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María.
      Menos mal (lo de la letra) yo la veo diferente en ciertos momentos.
      La niñez es la etapa más bella de nuestras vidas, lástima que luego uno crece y se echa a perder todo; se termina la magia.
      Lo peor es que a esa edad queremos ser grandes, si supiéramos lo que no espera!!!
      Besos

      Eliminar
  10. Holassss.... primero de todo vía teléfono se ve perfecto el tamaño. Además no dice que el tamaño no importa!!!!
    El fondo me ha matado. Llenar el estómago para vaciar los ojos. Hay que pasar hambre para entender lo. Porque habrá quienes ni se dieron cuenta ya que sus mesas siempre rebasaron. Y esa primera imagen en que los niños mantienen la ilusión y los sueños. Que te dieron por esos campos que has vuelto tan inspirada?
    Hoy mismo comí con mi madre y hablamos de eso. Pero estaba pesimista y realista con esta situación que vive España de miserias. Era tal su discurso que la tuve que decir que su nieto estaba delante y le dejará vivir de ilusiones. Pienso que quien pierde la ilusión deja de perseguir sus sueños y ya tendrá uno tiempo de darse cuenta por si mismo de la cruda realidad.
    Pero fijate que cosas que se pasa el día quejándose de los pelos que le deja el gato por la casa que la compré una gamuza atrapa polvo y la ha llenado de ilusión jajaja que incoherente ¿a ver si era un atrapa sueños??
    Muerto el perro se acabo la rabia.
    Que ya me he ido por las ramas como de costumbre. Humanos. Animales de costumbres.

    Un besazo... volveré por el pc a ver si el tamaño de las letras siguen en su lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí Mariposa, es una contraposición dolorosa. Cuando emigras los ojos quedan en otra parte, eso sí, comes como una oruga: Barriga llena, corazón contento (y cuatro kilos demás, por eso no me entra el vestido, déjate de tacañerías y compra más tela)
      Sólo quien ha pasado necesidades sabe cuánto se valoran ciertas cosas, y no estoy hablando de lujos, sino de lo básico (Para el cubano va desde un jabón, hasta un pedazo de pan)
      Acá el gato me está comiendo el cable de la compu, deja ver si se electrocuta! (Por pelotudo, diría un argentino)
      No entendí quien se quejaba de los pelos del gato. ¿Tu hijo, o tu madre?
      Muerto el perro…¡Te roban la casa!
      ¿Qué me dieron por los campos verdes? Nah, sólo me congelé como un pingüino, si vieras la escarchita!
      Me encanta cuando te vas por las ramas, como la mona Jacinta, así es más divertido porque lo solemne me da salpullido. Amo reírme con tus salidas, para penas ya tendremos en nuestra vejez, cuando nos lleven para el geriátrico y nos den cuatro sopapos, por resabiosas. (Yo creo que voy a ser una vieja insoportable)
      Besos.
      Maucks.

      Dicen que la letra está bien, debo ser yo.

      Eliminar
  11. Parece que todo no se puede tener, que siempre falta algo.
    Pero lo que no le falta a tu blog es contenido, ponés algo de vos misma. Y no son menores las entradas que publicas.

    Y a mí también me pasa, me cambia el tamaño de la letra y la pasa a negro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así Demiurgo.
      Cuando emigras es como si te partieras en dos, una parte tuya queda atrás, y la otra está feliz por haber logrado el propósito. No eres de allá, porque te fuiste y te borraron del Registro Nac. De las Personas, y no eres de acá porque te consideran extranjero. Nadie grita tu nombre desde el autobús, extrañas olores, amigos, etc.
      Por otro lado ganas muchas cosas, libertad entre ellas.
      Igual, estoy feliz de haberme ido de Cuba. Y nunca volveré, ni a pasear!!!
      Cuando la gente se fanatiza con la patria, yo miro para otro lado. Creo que debemos estar donde uno se sienta bien, a nadie le echan la tierra en el ataúd; te tapan con ella.
      Menos mal que no soy la única, por lo del blog, pensé que era sólo el mío; Blogger está loquito, debe ser el invierno.
      Besos

      Eliminar
  12. Bonitos poemas. Pero ¿tus ojos vacíos? Esos ojos bellos e inquietos. No es cierto. De ello dan fe tus poemas y fotografías. Beso tus párpados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierro los ojos…
      (Me encantó ese: Beso tus párpados)

      Ya sabes que me gusta el drama Rafa, en cuatro vidas más seré actriz dramática. Es sólo una idea para darle forma al texto, mis ojitos están vivarachos, de Cuba sólo extraño en el campo donde nací, las frutas, el arroyo, la guásima con el columpio, y el espantapájaros del campo de arroz de mi abuelo. Nada de eso queda ya, hace poco fueron mis padres y dicen que “la manigua” tapó todo, que ya no hay ni caminos. Lo bueno es que en mi mente están intactos, y canturreo por los triíllos, con un vestido nuevo, que desechó una prima (porque ya era viejo)
      Siempre te hago una historia, soy la Wikipedia del recuerdo jaja.
      ¿Puedo abrir los ojos?

      Besos

      Eliminar
  13. Es triste enterrar mariposas, me has emocionado con tus post, Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no sufras Amapolilla. Fíjate que el título dice: Sentido figurado”
      ¡Cómo voy a enterrar a una pobre mariposa! Ni loca, se me parte el corazón. Ni a un pajarito..buaa, qué dolor.
      Es para darle ternura a los niños, una manera de ver la muerte con un poco de poesía. Sólo mato las moscas porque prueban la comida con las patas, antes de comerlas, y seguro tienen las patas sucias.
      Gracias por pasar.
      Besos

      Eliminar
  14. Así es la imaginación,llena ojos para ignorar los estómagos vacíos.Bendita imaginación.
    Me encantó la entrada,real como la vida misma.De ahí que en esta Europa del neocapitalismo falte imaginación para solucionar los problemas,los políticos tienen las barrigas demasiado llenas...pero siempre tienen más hambre.Son insaciables.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquín
      Así es, la imaginación todo lo puede. Lo que cuento es real, de niña vivía en Cuba y jugábamos con mi hermano a compartir platos de comidas “ricas” que veíamos en las revistas extranjeras; era lo que ansiábamos, comer.
      Luego emigramos, gracias a la vida, o a Dios, o al trabajo, ahora tenemos las cosas materiales que nos faltaban, pero extrañamos aquellas que teníamos. Nada es completo en esta vida.
      Los políticos siempre serán iguales en todas partes, se olvidan de sus promesas y de las necesidades del pueblo una vez que llegan al poder.
      Gracias por tus palabras.
      Saludos

      Eliminar
  15. Hola Vivian.

    Por un momento pensé ¿pero que hago yo aquí? El de la fotografía, tal cual. La misma cabeza, hechura, jersey... Mi hermana algo cambiada.

    jajajjajajaaja... Lo de la vieja insoportable... No creo que llegues a ello, quiero decir que no habrá razones para los sopapos. Serás una ancianita buena. Tonta no!!!, Buena.

    Seguiría pero se me está derritiendo el helado que me ha traído mi hija...

    Hasta pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Helado?…¿Dijiste helado?…¡Cómo se te ocurre mencionar esa palabra pecaminosa en este blog!
      Tengo un jeans guardado de hace dos veranos atrás y uno de mis grandes propósitos existenciales es volver a entrar en él, pero cada día se vuelve más pequeño. Mi madre dice que lo regale, o lo tire la basura, que no va a crecer…¡Pero no, él entra en mí, lo único que no sé cuándo!
      ¿En serio que se parece a ti? Me encanta la ropa que tienen, y la foto en general. Debiste ser un niño guapo. (De grande no sé, y no diré que lo eres porque no me diste helado jaa)
      Sí, voy a ser insoportable, por eso no iré al geriátrico. Estoy reuniendo para que mi hijo le pague a alguien que me cuide en casa, y ya le dije que ponga cámaras porque sino también me van a dar sopapos.
      En los geriátricos te bañan sólo los domingos, con agua fría, por si va alguna visita. Te amarran a la cama, te dan sopapos, la vieja de la cama de al lado te roba los caramelos, despiertas a mitad de la noche y hay un montón de dentaduras diabólicas sonriéndote adentro de los vasos de agua en las mesitas de luz…¡Guácala, no quiero que me lleven a un geriátrico, ahora, en plena facultad mental, y de mis derechos, dejo esto por escrito; tome constancia escribano Ernesto!
      Un abrazote.

      ¿Quedó helado?

      Eliminar
  16. jjaajajajajajaja...

    Pues algo quedó, como tu jeans. ¡Guardado para dentro de dos años! jjajajajajaa...

    Pues lo de guapo me pasa como a ti. Me gusto tal como soy. Y tampoco creo, lo sé, que vaya a sitio alguno el día de mañana.

    Un gran abrazo, Vivian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy “preparando el terreno” porque en este país, cuando mueran mis padres (que sea dentro de muchos años) sólo me va a quedar mi hijo, esto quiere decir que seré “la suegra de”…
      Y las nueras siempre te llevan para el geriátrico.
      (Para quedarse con la casa. Jaja)

      Eliminar
  17. Esos fragmentos de recuerdos que surgen porque si y de repente, hay que atesorarlos.
    Muy conmovedores los dos poemas, tenés una fibra muy especial para llegar al corazón.
    Besotes, Vivian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirella!
      A veces pienso que tengo que vaciar el disco rígido, hay un desorden de recuerdos!!!
      Lo bueno es que me gustan, quizás por eso contesto los comentarios, es una forma de volar por ellos y mantenerlos vivos; no quiero que mueran mis recuerdos de la niñez.
      Los “de grande” sí.
      Hoy mismo le iba a contar a Rafa, comentó más arriba, sobre un árbol cubano y no me acordaba cómo se escribía. Fui a Google, y OH, descubrí que el té de sus frutos se usa para la diabetes. En Cuba no lo sabía.
      Ayer fui a hacer una historia de cuando jugaba con las hormigas, y descubrí (por ahí tú lo sabías) que son ciegas.
      Ya sé, no me darán el Pulitzer de los insectos, ni me servirá en el más allá, pero les tendré más compasión; eso sí, que no se acerquen a mi manzano, o me olvidaré de su desgracia!!! Ajajá.
      Besos

      Eliminar
  18. La percepción de los deseos varía mucho con la edad. Tienen razón ambos textos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nómada!
      Cierto, la edad nos hace ver las cosas diferentes. De niños ansiamos determinados sucesos, o cosas, y cuando crecemos hasta nos da risa ver lo inocente que éramos. Aunque prefiero mis anhelos de niña, porque de grande suelen ser más complejos.
      Besos

      Eliminar
  19. Te besaría dos veces.
    De agradecimiento.
    Una por cada poema.
    Bueno, y luego quizás una tercera...
    De propina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bésame Toro, qué importan los motivos, hay que aprovechar: a río revuelto, jamás su tronco endereza! Jaja.
      Así se hace, un hombre debe dar propina siempre; la caballerosidad ante todo.
      Si quieres me besas y me das unos euros, remuneración completa!
      Muacks.
      (Tres veces)

      Eliminar
  20. mira si pones a aderezar pucheros
    que a comensales no engañan...
    conforme o luego probar a la inversa: ojos llenos, barriga hueca. Que la ilusión jamás se pierda!!
    ole y ole tus poemas, Vivian

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí M. Pilar!
      Dicen que hacer pucheros relaja las bolsas de los ojos, retrazando el envejecimiento de éstas, de los pómulos y la frente! Así que ya sabes.
      Qué feo es tener la barriga “hueca”, hace cric-cric, aunque también tiene mucho que ver la mente; esa maldita teje historias que acrecientan lo anterior.
      La ilusión tiene que estar intacta, es la única forma de volar.
      Besos

      Eliminar
  21. Ay, Viv, eres tan entrañable... Me gusta como eres, como piensas... (Y yo que tengo tres hijos solteroes...)

    Me pasa como a Ernesto: me veo yo en la imagen con mi hermano dos años mayor, frente a una vidriera, mirando embobada una muñeca que no me podían comprar. Si te contara lo perversos que éramos entonces. Pablo cazaba moscas, le arrancaba dos patas y yo las ponía en una tela de araña,vivas y pataleando, para que viniera la araña y se la llevara. Cuando lo pienso, no me lo creo, pero así fue. Un poquito mas grandes eso fue nuestro secreto inconfesable, del que los dos nos sentíamos culpables y avergonzados...

    Sabes que te quiero mucho?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus comentarios Soco.
      ¿Tres hijos solteros?…¡Qué mal repartido está este mundo, Dios!…¡Por qué me mandaste para Argentina! Jiji
      ¿Eran tus hijos los que tenían viveros? Ahora estoy dudando si eran los de Mirella, pero creo que eras tú.
      Cuántas historias tenemos, a mí me resultan tan bonitas, creo que no crecí. Puedo imaginarte despatarrando a la mosca, y los ojos de los dos esperando a que viniese la araña; qué emoción.
      No te avergüences, las moscas son sucias, desde que leí que prueban la comida con las patas, antes de comerla, les tengo mas aversión. (Ay, qué palabrita más fina me mandé)
      Tu historia me recuerda una más triste. Yo tenía una lagartija verde, que venía al portal de la casa de mi abuelo, siempre a la misma hora. Era larga y muy bonita, yo mataba moscas para ella. Un día se me ocurrió atar una mosca con un hilo, vino la lagartija comilona y zas, se la tragó. Oh, gran problema, el hilo le salía por la boca. La agarré, con ternura (esto es para darle dramatismo a la anécdota, en sí la agarré como pude, por el cuello) le abrí la boca y vi una cosa negra que supuse era la mosca en la garganta de la lagartija, busqué un palito y traté de “desatorarla”, raspé, hurgué, tiré, …y era la lengua.
      Murió mi lagartija.
      Aún hoy me da tristeza, te lo juro. Es como el refrán: Tanto quiso el diablo a los hijos, hasta que les sacó los ojos. (En este caso sería la lengua)
      Mi abuelo paterno, ese de la casa del portal, tenía una filarmónica en un baúl, y nunca me la prestó.
      Pobre Soco, si estuvieras cerca te regalaría una muñeca grande, de trapo.
      Mi hermano era tan bueno, y es, que si te cuento todo lo que yo le hacía ya no me querrías de nuera jaja. Cuando íbamos a la escuela “rural” caminábamos por un trillito, y si él cogía adelante pues yo me tiraba en el suelo, lloraba, pataleaba, y hasta que no me dejaba pasar no me levantaba; es tres años mayor que yo. Vive en Brasil.
      No hay nada como los secretos entre hermanos, esa complicidad, y cuando afloran los recuerdos basta con mirarse para soltar la risa. Con el mío le perdimos una argolla de oro a mi madre, regalo de bodas, y nunca (hasta el día de hoy) lo supo. Con la que quedó se mandó a hacer un anillo que aún usa. Me suena raro el “aún usa”…¿Era que usa aún? No sé.
      Espero que anduvieras con tiempo, te hice un periódico.
      Yo también te quiero MUCHO.
      Besos

      Eliminar
  22. Te encontré...tanto tiempo sin estar en contacto, eras y sigues siendo tan dicharachera, ahora voy a ver si me pagan la recompensa que dices hay por ti. Yo la pagaría porque vales tu peso en oro.
    Un beso Vivian!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Migue!
      Tanto tiempo, pero acá estamos. Al final siempre regreso, sólo que a veces me voy a tomar aire.
      ¿Recompensa? Umm, ya venció el plazo, lo canceló la Afip; Era tanta que la consideraron “enriquecimiento ilícito”
      Tengo que ir a visitarte, a ver qué has hecho de tu vida, de tu jardín, del nuevo hogar, del mundo! Anoche volví a casa, ya sabes que varios días a la semana me voy a los campos verdes (Bueno, no tan verdes, todo está mustio y con escarchita)
      Besos
      Luego paso a visitarte, amarra al perro.

      Eliminar
  23. Abrazos de lanita Vivian, el invierno no suelta
    es un mastín duro de disuadir

    mil gracias por tu huella
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa
      Igualmente, qué frío. Tenemos que tejernos hasta las pestañas.
      Estaba trabajando, por eso no contestaba.
      Que tengas un lindo fin de semana, que bajen las musas, que…(todo lo que puedas desear, que sea mucho porque la vida siempre hace sus recortes)
      Besos

      Eliminar
  24. De Baudelaire a Gabriela Mistral, de Rilke a Saint-Exupery: muchos autores, de diversas maneras han expresado lo mismo: "la patria es la infancia", y creo que hay algo de cierto en ello; tal vez tenga que ver con aquel paisaje de inocencia que una vez perdido nunca se recupera.

    Y hablando de refranes, leyendo tu evocativo relato, me vino a la cabeza otro muy conocido:

    "Juego de hermanos, juego de villanos. jeje.

    Un beso. (más vale un beso en mano que ciento volando)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos
      Y sí, la infancia es una patria aparte. (Y una vida linda adentro de nuestra vida fea)
      Cuando crecemos todo se echa a perder, y ni te cuento cuando envejecemos. ¿Cuando morimos? Ahí no opino porque cada uno puede tener su propia versión, al final nadie puede retrucarlo jaja.
      ¿Quién crearía tantos refranes? Son todos ciertos, sobreviven al tiempo, y al final son anónimos. Me refiero a los cotidianos, no a los poéticos. Siempre me pregunto cosas absurdas.
      Ya ves, tú con tu mundo de gatos, yo con mis recuerdos; algo de niños tenemos.
      Besos

      Eliminar
  25. Los niños con infancias tristes carecemos de nostalgia, pero de mayor he descubierto que se puede ver el mundo con ojos de niño durante el tiempo que quieras.
    Quizá no tuve ocasión de gastar la magia que cada niño lleva en su corazón y ahora ando con reservas.

    Claro que desde hace unos años me gustaría tener algunos kilos menos aunque tuviera que renunciar a alguna “mirada” de niña, por compensar.

    Me encantan las fotos de Édouard Boubat, Oh, la, la qué pasada si cuando saliera con la cámara las calles estuvieran casi vacías (imposible en Madrid), porque a mí me gusta esas escenas donde puedes aislar a los personajes y “cazarlos” sin que se den cuenta.


    Ay, Vivian, qué divina eres, que bello y conmovedor post y todos los comentarios que fueron surgiendo...

    Ves, eso que gano por venir siempre a última hora.

    Muchos besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Tesa, eso de la infancia triste…es triste.
      Más que reservas, estás “inundada” de ternura, magia, y barquitos de papel (como tu foto)
      ¿Para qué unos kilos de menos? Cuando me agarro los “rollitos” (en diminutivo para que suene más bonito) mi madre dice: Eso es amor! Jaja.
      Entonces te digo lo mismo: Estás inundada de barquitos, y de amor!
      De niña yo era gorda, cara de sandía, con el pelo cortito y un cerquillo (flequillo) mal cortado (por mi madre), me decían : La gorda.
      Luego me estiré, patas largas y flacucha. Entonces, en la secundaria me apodaron: La grulla!
      Cosa rara, con el primer apodo, tal vez porque era familiar, no sufría, y con el segundo tenía un complejo terrible. Eso me hace pensar, hoy, que los kilos son una cuestión de la mente, aunque también preferiría tener unos menos. Como le decía a Ernesto, en mis grandes proyectos existenciales está entrar en un jeans del año 2012 jiji.
      Amo las fotos de Boubat, son todas hermosas. Pues a mí me gustaría vivir en Madrid, pienso que tus personajes son maravillosos, hay más diversidad. Aunque, para ser sincera, entro en pánico cuando quiero sacarle una fotografía a alguien, prefiero las estatuas de la plaza.
      Ya sabes, comienzo con un tema, y los comentarios agarran su rumbo.
      Besos
      Lindo fin de semana.

      Eliminar
  26. ¡Hermosos! ¡ inteligentes! ¡tiernos! Eres la ¡ESCRITORA! ( y no tiene que ver con el cariño)
    Toda mi admiración y me amarro la envidia porque te quiero mucho

    Besotessssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Giz
      Sabías lo que iba a decir. Si cuando yo lo digo, necesito que te cases con el dueño de la Editorial Planeta! Jaja.
      Ahí publico mis libritos infantiles. Ya sé, dirás que por qué no me caso yo…De eso nada-monada, tendré que hacer “pavos mareados” para la Navidad, y ese privilegio te lo cedo a ti.
      Tú puedes soltar la envidia, porque sé que es sana…¿Es sana? Fuaaa….(Me estoy riendo) ¿Viste que siempre se dice “sana”?
      Imagino que tu niñez también fue linda, traviesa, y que habían lagartijas en la ventana. También imagino que tú sí tenías muñecas. (Y que las prestabas, porque eras una niña buena)
      Crecer es un desperdicio, si yo lo llego a saber me quedo bonsái. Y pensar que lo añoraba para que me dejaran salir a bailar con mis amigas, mi papá era un guardabosque.
      Lindo fin de semana, riégame las albahacas.
      Besotessss!!
      TQ.

      Eliminar
  27. Hola vivían, Hermoso poema escrito desde las entrañas del alma. Me alegra descubrir tus letras. Me quedare por aquí leyendo. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ocaso
      Bienvenido!!
      Gracias por tus palabras. Me encanta agarrar el trillito y volver a la niñez, una etapa hermosa de mi vida. Nací en un campo, sin luz eléctrica y con muchas ranas, pero tengo recuerdos maravillosos. Además de lo que me gusta “cotorrear”, esto es como un salón de terapia, cada uno dice lo que se le ocurre (habrás visto) así que puedes hablar “de bueyes perdidos“, acá no hay un hilo a seguir.
      Pasaré a visitarte. Algunos días a la semana trabajo en otras ciudades, por eso no te había contestado.
      Besos

      Eliminar
  28. Me haces reír y llorar, Vivian. Que bella réplica.

    A mí me apodaban en mi primer trabajo serio con 17 años, "la gacelilla" Llevaba minifalda y mis piernas eran flaquitas y largas y siempre me desplazaba corriendo por la empresa que era muy grande. Además era tímida .. Vamos, como un Bambi perdido entre ingenieros (en aquella vida fui delineante)

    Que tengas una buena semana campestre. Te contesté en mi blog.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora voy a tu blog...Ñam-ñam.

      Eliminar
  29. La vida pasa y lo que ayer era, hoy no es. Todo cambia y sólo nuestro yo, pequeño, minúsculo, permanece. Es bueno así. Un abrazo, Vivian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel!
      Al final, eso es la vida, un cambio constante (para mal, jaja) Crecemos como plantitas, nos educamos, aprendemos _seguimos creciendo_, leemos, ganamos experiencia y cuando logramos, o creemos, entender el teorema de Pitágoras…¡Zas, estiramos las “paticas”, y no nos sirvió de nada!
      Lo que en un momento nos parece inmenso, luego pasa a ser minúsculo, y viceversa.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  30. ten una semana inspiradísima Vivian, abrazos energéticos
    mil gracias por tu palabra
    he andado arrejuntando algunos trabajos de scrap
    este fomingo salió scrapero jejejeje

    besitos colorinches :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué es scrap Elisa? Lo busco en el amigo Google y me sale: Retazos, partículas, partes, rastros, o algo así. ¿Recortes?
      No me gusta quedarme sin saber, me entra un salpullido-ansioso. Estoy acumulando conocimientos para mi próxima vida jaja.
      Andaré leyendo, por ahí.
      Linda semana.
      Besos

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.